Es difícil imaginar que, en los años 80, Deepak Chopra no era más que un médico gris envuelto en una bata blanca. Confiesa que cada vez sentía menos conexión con sus pacientes, a quienes veía llegar al New England Memorial Hospital, Massachusetts, en busca de alivio, para luego regresar una y otra vez sin poder hallar una cura definitiva para su sufrimiento. El estrés de su trabajo como Jefe de Staff del hospital lo llevó a tener problemas con la bebida y el cigarrilo. Su situación financiera tampoco era la mejor cuando su esposa Rita le anunció que estaban esperando un hijo. Tomaba litros de café para mantenerse en pie.

En aquellos días vivía a la sombra de un endocrinólgo muy prestigioso, de quien temía desprenderse. “Él era un doctor maravilloso, muy respetado por sus colegas. Mientras estaba trabajando con él, fue un gran reto para mí personalmente, pero sentía presión de quedarme por su prestigio”, nos explica el propio Chopra.

Un domingo cualquiera, encontró un libro sobre meditación trascendental y decidió tomar clases para relajarse, pero encontró mucho más: un cambio radical en su forma de comer, de dormir, de trabajar.

“Después de mucho buscar, decidí dejar mi puesto. Me di cuenta con esta experiencia que puedes ser un doctor magnífico y al mismo tiempo ser un mal ser humano. Este fue un gran salto a lo desconocido para mí, y finalmente me guió a donde estoy ahora”, explica.

Chopra se interesó entonces por el potencial de la medicina oriental, que entiende que la salud no sólo es la ausencia de enfermedad, sino el equilibrio integral del hombre.

“Empecé a buscar algo que ofreciera un enfoque más integrado y encontré ‘Ayurveda’, que significa “ciencia de vida”, es el sistema médico tradicional de India que integra mente, cuerpo y espíritu, como un todo”, explica Chopra. Fue entonces cuando conoció a su socio, David Simon, un reconocido neurólogo especialista en medicina ayurvédica, con quien fundó el Centro Chopra de Bienestar en La Jolla, California, en 1996.

La receta de este Centro, que tiene tantos aliados como detractores, es ofrecer programas para la sanación del ‘cuerpomentespíritu’. Para esto, Chopra fusionó medicina occidental, medicina oriental, espiritualidad de varias religiones, pensamiento positivo, exitología y física cuántica. No en vano, la revista Forbes lo calificó como “el último de una serie de gurúes que han prosperado combinando ciencia pop, psicología pop e hinduismo pop”.

Para Alfredo Bessoa, director del Mind Body Spirit International Institute, este no es un título despectivo: “Chopra tradujo los principios de la medicina y la sabiduría oriental a un lenguaje que pudiera ser comprendido por los occidentales. Y en eso, ha sido el mejor”.

Publicidad

¿Te gustaría saber todo tu Futuro?

Consultas desde España: 806424332.

Consultas desde España: 934363263.

Consultas desde USA: 0014076800313.

Categoría:

Misterios

Dejar un comentario

Your email address will not be published.

*